Esta mañana llegó la lluvia a Madrid haciendo que Septiembre florezca, por fin, duplicando el asfalto. Una fila de chubasqueros bajaban de Goya a Serrano mientras la bandera se desperezaba húmeda.

 

 Hacia mi derecha me tropiezo, casi sin querer, con el nuevo monumento anglófilo. Está casi escondido y lo han plantado nuestros liberales en recuerdo de Maggie – recién inaugurado por la alcaldesa saliente y el hijo anglo y vividor –  en Castellana 2.

 

 Como voy en meditación y no tengo claro qué escribir en este día lluvioso – me he levantado con el blues tras tanto viaje – saco la cámara para ver si capto alguna metáfora. Tras dos disparos la placa se enmarca sola entre Colón y la bandera. La inédita plaza aparece así, encogida entre tanto símbolo: mientras Colón da la espalda señalando a la memoria, la bandera se oculta entre los árboles.

 

 Me acerco para sacar un primer plano y se lo mando a Pandora, mi eterna soulmate… la respuesta no se hace esperar con una conjugación anglo-barroca del verbo «to fuck». Pandora, my love, negra-por-fuera-roja-por-dentro, siempre vestida de violeta como una musa ácrata.

 

 Sonrío y el blues me lleva en mi paseo me lleva a Bristol en la penumbra lluviosa.

 

..

 

-Can I have a Thatcher, please?
-I beg your pardon?
-A Thatcher, please,
-A what?

 

 Era mi primera semana bebiendo entre poetas en Gloucester rd y no había forma de decir «Thatcher» ni «Gloucester» correctamente. Sería así como «zaacha» y «glosta», pero entonces tenía en la cabeza el lamentable esquema del colegio y no escuchaba.

 

 -oh Thatcher, of course!

 

 Me respondió el barman cuando le señale la figura de mi amigo poeta Roger levantando su jarra en pose bohemio de Galés que recitaba a Dylan con aliento de sidra.

 

 -You can always ask for a Maggie, all right?

 

 Claro, desde entonces bebía Maggies, que era mas facil.

 

 La Thatcher era la persona más odiada del gang, y un tema complejo de sacar. Desde el continente tenía una visión de “Dama de Hierro”,  buena para los ingleses y una pesadilla para Europa.
Me encantaba su frase negando la sociedad y explicando que «eso no eran más que individuos y familias», lo que marcaba todo unos principios. Insistió en mantener la Libra y acertó, visitó a Pinochet hasta el final y se puso más allá de lo políticamente correcto. En el interior según mis amigos creó una división de la que se estaban recuperando todavía y en su entierro una gran parte entonaba el «the witch is dead» en manifestaciones a Oz.

 

 En todo caso cuando “Maggie” se convirtió en sidra todos obviamos el problema y brindamos con medias sonrisas.

 

 Never mind, hoy estaba nostálgico de lluvias y en mi camino al pasado me acerqué incompresiblemente a tomar un té en estas empresas multinacionales que dan cafés grandísimos y que tanto desprecio. Pido un té, un Earl Grey, para hacerme la boca al sabor british y escribir algo.

 

-por favor, me da una rodaja de limón
-no tenemos, lo siento

 

Me trago la bronca con azúcar – qué error venir a estos sitios –mientras pienso en esa rodaja de limón ausente y fantasmal con la que en mi isla tomaba tanto el té como la sidra “Thatcher”.

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies