11 DE MIERDA

Se acabó un blues de domingo en lluvia contenida. La jornada se va desangrando así de agua y frío, porque hay días que concentran metáforas de muerte, como otros visten la fiesta con alegría. Son días nacidos con vitola de gloria, aura de solemnidades, nieve de Navidades, incluso con amables monigotes de broma. Sin embargo los otros, días anónimos, grises sin santoral doctorado ni efemérides estructurales brotan su protagonismo a golpe de acontecimiento.

En nuestra España, rota de alma en siglas, encajamos los bolillos inventando un puzle de cifra y letra, como el día que hemos padecido: el mítico 11M. Si, el que rima con el 23F, vamos. Fechas ambas con shock postraumático cuyo factor común es el impacto de su farsa. Se ha dicho caso todo sobre ambas fechas y la mayor parte son mentiras. Mentiras increíbles, absurdas, con categoría de trola… pero asumidas. Es un arte, no crean, el inventar, novelar, manufacturar una jornada de cartón piedra para escribir décadas sobre una losa mentirosa. Hay que saber mentir y, sobre todo, hay que saber a quién se miente. El pueblo español es un chollo para eso: propicio y predispuesto como los niños miedosos que prefieren su nana de mentiras entrelazadas con valium que una verdad perturbadora que nos quite la tranquilidad de la siesta. Al fin y al cabo venimos de la “Pax Hispana”, del desarrollismo de segundas generaciones que busca una felicidad sin lucha ni retos ni dolores.

Pero la mentira corroe, es lo que tiene, que no se está quieta y acaba contaminando toda la realidad. Así España asume con olvido atroz miles de muertos por terrorismo en décadas, como se traga de un bocado 200 muertos en un día e ignora cien mil abortos al año. Unas dirán, las higiénicas, que no es para tanto porque hay que descontar los abortos espontáneos, otros que los muertos con uniforme no cuentan, los más lo achacan a la violencia que provoca la supuesta falta de derechos sociales, como vergonzosamente hemos oído hoy en Madrid.

La mentira eyacula excusas para un pueblo nulo por exceso de miedo. Y así llegamos a un 11M con M de Mierda que nos deja una nueva guinda de la tarta. Donde nos deja Gabriel, y cuando la Mentira había preparado un asesino macho y cruel, alfa y torrente que hubiera engordado el mito del estado patriarcal, hetero patriarcal, Teo-hetero-patriarcal… resulta que la tragedia tiene verdad propia y nos sale mujer y colorín. Entonces la mentira abre sus hidras y recula la culpabilidad, la repiensa. Lo más práctico es jugar a lo 11M, aludir a la violencia estructural, al azar, al gobierno o a la sociedad racista y mala que no soy yo. Entonces se buscaban kamikazes con calzones en cercanías como hoy machos alfa en Andalucia. Pues no, no encontraron. Pero.. ¿que me das da?. La mentira tiene dialéctica propia y se explicará a sí misma con más mentiras obviando verdades incómodas de familias disfuncionales ni de Estados con cloacas. No importa, sigamos el guión.

La muerte llega un 11 de Mierda y Mentira y seguirá llegando día tras día cada vez con más fuerza. Mientras el pueblo miedoso no se emancipe como individuo al que no asuste la verdad y decida cambiar pastillas para romper la matrix no cambiará nada. Al fin y al cabo lo meteremos en una nueva sigla y… tal día hará un año.

2 comentarios sobre “11 DE MIERDA

  1. Estupenda visión que hace que los izmierdosos de siempre…tuerzan el morrillo en un gesto de desagrado y se les indigeste la lectura de estas palabras tuyas: ‘Y así llegamos a un 11M con M de Mierda que nos deja una nueva guinda de la tarta. Donde nos deja Gabriel, y cuando la Mentira había preparado un asesino macho y cruel, alfa y torrente que hubiera engordado el mito del estado patriarcal, hetero patriarcal, Teo-hetero-patriarcal… resulta que la tragedia tiene verdad propia y nos sale mujer y colorín’.
    Bien visto; es muy cierto. La piara de hijos de la gran puta que desde la IZMIERDA más alborotadora, la del Coletas, están que trinan. Mujer y negra…sólo habría faltado que fuera musulmana. Eso rompe todos lkos esquemas y echa a perder las prédicas deseadas. Bien,,Maestro Novoa: mi personal felicitación.

    1. Muchísimas gracias, Don Pancracio. Si, la mentira tiene un guión matriz e infinitas improvisaciones para justificarse a sí misma. Labor nuestra es descubrir y denunciar. Abrazo fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *