LA PROCESIÓN VA POR DENTRO.

EL DOMINGO DE RAMOS