VERMÚ DE LA DECONSTRUCCIÓN 8M

Llueve en París. El taxi me lleva del aeropuerto Charles de Gaulle al barrio Latino, entre un mar multicultural de colores y humedad. Este vermut es un café que desvela un perfume acogedor que complementa la amabilidad de mi anfitriona. Mari Carmen. Española en el Norte sonríe con estilo y dulzura, elegancia de francesita con sutil acento “ninette”. Estamos en la ciudad origen del problema y me lo va a explicar. En cafés como estos conspiraban los curas modernos, llamados “intelectuales”  para hacer un diseño perfecto que, recogiendo tradiciones de pensamiento, se fragua en una cosmovisión perfecta donde se mezcla el existencialismo y las modas. Empecemos por esto último.

“Está de moda hablar del género del sexo. Y yo diría también, Familia.

En mi infancia el “genero” estaba muy bien definido: Hombre, Mujer, Padre, Madre. De ahí dependía toda la evolución de la familia. Era el pilar, el soporte, los cimientos de la formación de los hombres y mujeres del mañana. Esto implicaba, aprender todo aquello que una mujer debería saber para ser una «perfecta mujer de su casa»”

Venimos del mismo mundo, de la misma cultura,. Es un mundo que ha funcionado, si, con virtudes y defectos pero que se quiebra por una grieta de doble filo y muchos sentidos: la libertad.

“Hoy bien es verdad que la mujer a alcanzado una libertad que no teníamos. Pero con esta libertad se han perdido los valores de si mismo y por los otros. Ahora ya no se pide permiso para salir ni se da hora para entrar, el saber cocinar o lavar y planchar para la generación actual es un ataque de ‘sexismo’ (y por tanto bien de veces esto ha ayudado, en periodo de crisis a muchas mujeres, a encontrar un trabajo)”

Pido otro café y me parece estar rodeado por el fantasma de Sartre y el gesto duro de Simone… los grandes arquitectos de esta trama. La mujer, la libertad, el segundo sexo… En el fondo la lucha entre la realidad de la naturaleza y el mito de la cultura.

“Ahora se es libre. Sin querer caricaturizar, es verdad que en ciertas cosas la evolución de la mujer ha ido conquistando poco a poco espacios de libertad en su vida privada, y familiar. Pero eso no quiere decir que tengamos que ser en todo a lo oposé de nuestra calidad de mujer. El igualitarismo de sexos debería estar considerado solamente en el ámbito salarial, igual trabajo que un hombre , igual salario, Hoy en muchos casos la mujer ya puede ascender a un puesto de dirección; Aunque todavía no sea a 100/100.”

Esa lucha termina en emancipación y no podía faltar el paso que lo modela: la plastilina de Freud…

“Una mujer que j’admire es Françoise Dolto médico pediatra y psicoanalista francesa famosa por sus descubrimientos en psicoanálisis de la infancia. Ahora todo está salido de madre. Y nunca mejor dicho. La identidad se pierde, ya no está de moda ser «mujer» u «hombre» simplemente. Nada más nacer te explican que tienes otras «opciones…»

…Y con sus consecuencias

“Tenemos libertad.Podemos no ser madres, no ser femeninas, incluso ser madres solteras. En las familias numerosas como fue la mía, hubo vocaciones, lo que no había eran medios….La necesidad de tener que trabajar ‘en lo que saliera’ para ayudar en casa era el principal motivo para dejar el colegio en cuanto teníamos la edad reglamentaria para trabajar.”

Así aparece una generación que lucha… y otra que exige sin luchar

“Bueno, eso también nos hacía libres, nos enseñaba la vida y nos metía de pleno en ella. Hoy todo es y tiene que ser gratis, y aun así, se puede uno permitir de no trabajar sino es para ganar esto o lo otro… Nuestra infancia a pesar de nuestras carencias era más rica porque teníamos más imaginación, más fantasía, y leíamos más, mucho más que ahora. Una de las primeras conquista de la mujer fue el poder votar.”

Desde Francia, el panorama de vanguardia tiene una fecha, el régimen del 45

“En francia fue el 29 abril de 1945. Una de las cosas que me asombraron fué la libertad de se exprimer, de vivre ses manifestación en plena calle así como ver las parejas de una manera natural abrazarse y besarse sin timidez en el café, metro, calle, jardines o donde se presentara. No había manifestaciones contra el sexismo. Todo estaba dentro de la lógica. Esa es una de las cosas que más me llamaron la atención. Aquí una vez al año celebramos el dia del abrazo, chicas y chicos con un pañuelo blanco en la mano abrazan a los transeúntes. Por el momento todavía no han venido las ‘antis Femmes’ a romper una idea si generosa.”

¿Será tarde para una vuelta al sentido común?

“Hoy se ha abandonado lo natural para llevarlo a una desproporcionalidad que es caricaturizar y mil veces mas pervertida. Yo sigo pensando que la mujer y el hombre saben perfectamente acomodarse cuando no se pervierten las ideas. El hombre sabe ayudar en la casa como la mujer que ahora tiene una vida activa fuera de ella, y viceversa.

Y apuramos un tercer café con un chin-chin:

“En conclusión, la familia como soporte de una Nación que mantiene sus principios sobretodo aprendiendonos el entusiasmo, llamándonos a respetar la vida, no dándonos solamente el saber. Despertando nuestra hambre de Ser, Llamándonos a crecer en la vida, despertando en nosotros el gusto por el compromiso de responsabilidades. Acogiendo nuestra creatividad para balizar un devenir llamado a enriquecer la Vida.”

Salgo agradecido con el mapa completo, el café más aprovechado de los últimos tiempos tengo que asimilarlo en las alturas con mi compi Belencilla que viene con su super jet privado. Vemos la lluvia caer sobre una ciudad sin luz mientras el cielo nos va engullendo.