SAN ANTONIO

Posted on Posted inCoronavirus

Ayer recibimos en el Paraíso la visita de San Antonio. Fue al final de la tarde cuando en prólogo de ansiedad, los niños estaban alterados. Se empezó a proponer el desmantelamiento de palacio comenzando por el armario de la esquina del dormitorio. El motivo es que una cartera se había dado a la fuga y los esfuerzos para atajarla imponían una operación global de confinamiento-sobre-confinamiento. Yo no veía nada claro el plan.. ni ellos tampoco, claro.

«San Antonio no nos ha escuchado, a ver si a tí…» me dijeron. En mi nuevo estatus de «dios» me retiré de inmediato a meditar al cuarto de estar. Después de unas respiraciones completas dije mentalmente la siguiente plegaria: «San Antonio, aquí estoy de nuevo, sé que estás harto de mí pero en este caso mi implicación no es directa. Tú siempre me has dado una mano y hoy te pido las dos. Mira a ver dónde coño, con perdón, han puesto la cartera estos tíos y guíame. Por favor y gracias».

Terminé mi heterodoxa plegaria y sin darme tiempo a reanudar mi respiración zen, dirigí la vista hacia el cajón de al lado de la tele y fui a abrirlo. Entre todos los objetos, metí la mano y separé uno. Debajo apareció una cartera de aspecto similar a la narrada. La cogí y me acerqué a la habilitación donde se preparaba el desahucio. Los niños me miraron con los ojos como platos y casi entonan un aleluya que haría palidecer a mis amigos del ‘curto’ romaní.

San Antonio lo había vuelto a hacer, el tío. A la hora de ir a dormir me acerqué al umbral del dormitorio y susurré: «no se os olvide dar gracias a San Antonio, que se lo ha ganado, chavales». Volví al cuarto de estar acompañado por el eco dulce de las oraciones agradecidas.
Buenas noches.