CASADO

Bueno, pues aquí estamos, Pablo. La mala noticia es que gana Pedro, la buena es que puedes gobernar tú. Gobernando, claro, desde una caída de votos para tu partido que, en condiciones normales, te arrojarían al ostracismo absoluto. ¡Cómo cambia el juego! ¿eh?

Sí, creo que vas a gobernar como tu compañero Juanma gobierna en Andalucía: con mucho tiento y consciente de que son los perdedores hábiles los protagonistas de los nuevos tiempos. Tiempos que comenzaron allá con lo que se llamó “gobiernos del cambio”, es decir, cuando sobre las ruinas del bipartidismo se alzan las murallas rotas de los pactos. La “democracia 2.5” se pone fin en estas elecciones: el modelo de 2 fichas alternadas con un medio nacionalista comodín se acabó. Y se acabó a pesar de que los dos valuartes del sistema siguen insistiendo de forma cansina y cuasi mítica en resucitar ese cuento obsceno, sucio y sobre todo falso que es el mito del Voto Útil. Fíjate, hoy en día donde en España se prohíben cuentos en las escuelas, se muta la Historia Nacional en comunidades por historietas de pueblos sin Estado… el único cuento que ha resultado falso y ha destrozado a un país, que es el del Voto Útil, os resistís a quitarlo. Claro, será porque como os lo habéis inventado vosotros, no queréis perder gloria y derechos.

Pedro lo recita para impedir que le apoyen sus amigos de la moción e ir con más fuerza con Podemos y PNV partido que,  en todo caso, siempre va a estar ahí. Tú, Pablo, lo cuentas porque heredas la leyenda que más éxito histórico ha dado a tu partido que, como dices, es el único valor seguro. Pero si a Pedro le va a funcionar, a ti no. Ya ves, mala suerte, has llegado tarde. Porque Pedro, siendo el caos, está rodeado por un caos aún mayor y todos lo sabemos. Pero a ti te han crecido, perdón, habéis sembrado con vuestra arrogancia y dejadez, unas fuerzas que no son extrañas a vuestra naturaleza, sino que es lo que deberíais ser vosotros y lo que habéis despreciado durante todos estos años. Ciudadanos nace por vuestra gestión de Cataluña con tu papá José Mari cuando, regalando la Educación y entregando la cabeza de Vidal Cuadras al Papa Pujol, renuncia al PP en Cataluña, labor que Rajoy lleva al arte en las Vascongas. VOX, por otro lado, nace de la renuncia fundamental a pensar un país de una forma total según vuestros fundamentos. Y todo esto com mayorías absolutas, ¿muy útil, no?

Mira, desde que empezó la fiesta electoral habéis acudido al cuento como un fetiche. Allá en marzo la mentira sonaba tan insoportable de hastío que hubo que organizar conferencias en Madrid para explicar lo obvio: que ese cuento no es sólo falso sino que es inmoral. Amando de Miguel, antes ilustre sociólogo reconocido por todos y hoy despreciado por vuestros propagandistas, lo explicó perfectamente. Aparte de que hoy ya no funciona de facto, es una vergüenza moral. Pablo, exigir a un electorado que niegue su conciencia para ”votar útil”, sobre todo porque tras 40 años de mentiras de vuestro grupo haciendo de meros contables de los desfalcos del PSOE y asumiendo todas las políticas ideológicas sin derogar ninguna ni proponer otras, es indecente. Habléis sido la cara B del PSOE con una falsa bandera de derecha, y así, a estas alturas,  ya no se puede. No se puede porque los dos bloques que tienes a los flancos ya han crecido. No del todo, es cierto, pero por lo menos unos vuelan y otros ya pueden andar.

Rivera galopa desbocado haciéndose con el centro, la izquierda liberal y la vertebración del Estado sin complejos. VOX salta como un adolescente, todo euforia y pasión al que han llegado tras no pocos errores, asambleas chungas, pero con mucha resistencia y fe, hasta un éxito incontestable en los juzgados denunciando sujetos que deberían haber sido procesado por vosotros. Dos dejaciones, Pablo, en una época donde con un Podemos que inaugura la politización de la sociedad, sois vosotros los únicos que os habéis negado a dar la batalla por las ideas asumiendo una zona de confort, “valor seguro”, Pablo, donde, como arenas movedizas, vais viendo caer vuestro apoyo electoral en caída libre.

Y en esas estamos cuando, desde la ultima mayoría absoluta de la democracia que dejáis caer hasta una moción vergüenza, llegas tú, Pablo: joven, comunicador, imagen tipo Kennedy, familia guapa, sonrisa del mejor cartel electoral masculino. Y llegas asaltando el poder de tu partido desde toda una machada heroica en primarias muy complejas. Y con todo esto, que desde luego tiene un mérito que reconozco, me vienes recitando un cuento fallido y te veo incapaz de hacer una limpia en Génova, ponerte en la espalda a todo un país, pedir perdón por todas las putadas que nos habéis hecho para que sólo así, comenzar a generar ilusión. No, no sois un valor seguro, heredas la depresión galaica de Don Mariano, que en Paz descanse, y encima filtrais un segundo cuento de que no tenéis nada, pero nada que ver con el “antiguo” PP. Menos mal que Edurne Uriarte, gran mujer como Cayetana, fue honesta en Valladolid cuando dijo hace unas semanas: “creo tanto en el PP de Rajoy como en el de Casado”. Gracias por su honestidad, la única que he visto estos días. Yo también coincido, por eso no te voto, Pablo.

No te lo tomes como algo personal, Pablo. Sabes que hay más cariño en estas líneas que bilis, para eso están las redes dónde da asco entrar. Seguiremos compartiendo la fila para comulgar en nuestra iglesia de Ayala, te saludaré, te daré la enhorabuena si es preciso, e incluso algún día nos tomamos un vermú con la familia. Te deseo lo mejor, creeme, que sólo pasará por limpieza, perdón, vuelta a los principios y habilidad. VOX no es tu problema, no te engañes ni les eches la culpa por lo que pase, como hacen tus torpes seguidores; tampoco nos riñas a todos los exvotantes del PP que, salvo refundación o demolición no os volveremos a votar nunca. Olvida los cuentos, asume la culpa y vuelve a pensar España.

Cheers.