LA HORA DEL REY

Es la hora, tu hora, Felipe. Muy tarde, ya lo sabemos y el tiempo, si no se conquista, nos come. Pero no nos llevemos a engaño y tú lo sabes mejor que yo: el estado español ya ha quebrado a España hace mucho y lo que nos faltaba es pasar por la humillación y la creciente e inevitable posibilidad del conflicto civil.

No, no es una sorpresa, pues desde que se aprobó una Constitución cuyo Estado asumía la división del mismo en partes asimétricas y artificiales, la propia inercia llevaría a la autodestrucción. Esa división llevó a la desigualdad real -esa si que es desigualdad- entre los españoles. Posiblemente la única parte de una carta magna Magna que se ha cumplido en su totalidad en ese sucio juego diseñado para la alternancia de 2 truhanes pactando con un golfo.

Es tarde, sí, y el segundo golpe a la patria en este régimen, ya está muy desarrollado. Sí, el segundo, aunque no me refiero al famoso golpe-que-no-era del 23F, jugada maestra de tu padre, por cierto, yo reconozco el mérito del talento enemigo. No, me refiero al golpe de la repetida Amnistía de ETA que inauguró la democracia y sublimó un 11M  y el de la ruptura del estado por los “secesionistas”, en fin los nacionalistas de toda la vida.

Golpes complementarios que no se definen en una fecha concreta sino que son procesos continuos. Posiblemente alguno pensará que este segundo golpe que encabeza Cataluña y del que han sido cómplices los dos partidos estatales, te va a llevar por delante, Felipe, como seguro que este pueblo inocentón hasta lo siente. Bueno, supongo que eso lo tenéis más que resuelto y no creo que el puesto, que en sí es chungo, no lo querrías dejar para Leonor. Porque tú sabes mejor que yo que la Patria esencial de una monarquía, ayer, hoy y siempre, es la Dinastía, esa encarnación de la sangre azul que riega las flores de lis de la biografía. Si tenéis suerte de coger al vuelo un país, bien, pero si no y más hoy en día, no pasa nada. Un rey a nivel social, consorte, heredero, reinante o exiliado tiene vitalidad, respeto y estatus si está refrendado por dinero y, eso me consta, no es un problema para vosotros. Cuando las cosas se pongan más chungas aquí, no me cabe duda que entonarás el “señores en mi culo tengo flores”, en tono más fino claro, maquillado por la habitual corte de rapsodas que recitaran coplas de vuestras lágrimas glosando en ripios lo mucho que amas a España.

Siento decirte esto, Felipe, porque no creo que seas mala gente ni mucho menos, pero sí creo que cada uno debe asumir su posición aunque la tuya desde luego no es fácil, pues tengas lo que tengas, la historia y Dios, el cual espero que creas porque existe, juzgará y juzgan fuerte. También sé que este juego de la democracia española ha nacido ya marcado y su cambio es muy delicado. También sé que el pueblo, en fin, es muy limitado y tirando a tonto, no porque tenga taras mentales, sino porque tiene mal el espíritu por un par de pecados capitales en los que se abraza, como la envidia y la pereza. Algo que nunca reconocemos pero que tenemos todos. Pero por otro lado sí te digo que es buenazo, creativo cuando se pone aunque con poca autoestima porque se sabe huérfano. Sí este pueblo tuviera fe… en “algo” sería invencible como ha demostrado en la Historia borrada por la memoria.

Si, ya se Felipe, que me falta mucha información y que tú ya estás en otra onda. Aunque me entiendas, me da la impresión de que no crees que puedas hacer nada… ni aunque quisieras. Digo que crees, porque si intentas cumplir con tu deber, te llevarías agradables sorpresas.

Te escribo esto porque soy Pueblo y amo a mi tierra, nada personal contra ti. Tenemos edades parecidas, hemos vivido una época en diferentes tribunas; yo soy un gatopardo al que le quedan tirando a lo alto .. 40 años de vida, lo cual parece mucho pero no es nada. Pero lo más importante, soy Católico antes que nada lo que me hace ver la realidad con una visión en que lo Fundamental absorbe esta circunstancia nacional tan triste. La vida es un suspiro y este episodio histórico apenas nada, pero en ese ámbito Felipe, uno se juega el alma, tío, y dejar desde una responsabilidad tan alta que te coman el terreno cuatro mierdas que pueden hacer lo imposible para destrozar un país aunque esté detrás el molt Honorable, virrey del Estado como sabes y todos sabemos lo que eso implica… no compensa.

Es tu hora, Felipe. Mañana es tarde, hay que matar al padre y lo que conlleva porque será la única posibilidad de que vivas tú. Te sorprenderías los apoyos que tendrías, porque este golpe es de verdad y si salvas el puesto, salvas la dignidad y el Alma. E incluso los españoles se darían cuenta de que han tenido un Rey.