7 ESPAÑOLES ESCRIBEN A LOS REYES MAGOS

PROLOGO

“Qué decir… ¿Dónde está el sentido de la Navidad aquí? hace años que no lo veo por ningun lado….”

Mari Carmen resopla en francés con acentillo goloso y sonríe adolescente con una exhalación de vaho. Estamos en la estepa de Serrano buscando un horizonte en Puertas de Alcalás iluminadas. La niña Maricarmen, monamour, francesa de adopción, española de instinto, nos llega llorosa e ilusionada a la madre patria de Madrid desvelando su sentir como una amapola errante y rojigualda.

“En la France, si acaso,lo encontramos en esas familias cristianas que ya ni siquiera se atreven a manifestarlo tradicionalmente y lo viven en sus casas en puertas cerradas. Ya no se respeta nada en estas fechas. Todo es material y comercial. Las manifestaciones copan todas las noticias”

Suspira desconsolada la pobre mientras avanzamos entre tiendas de modas y perfumes que predican una Navidad de diseño y felicitan rotulado en inglés.

“Es igual que París, las vitrinas de las avenidas más chic están  llenas de regalos, Les champs Elysées, Avenue Kléber, Arc du Thiomphe…Todo a tope. Pero ningún signo del Espíritu Navideño, Bueno sí, claro, el «espíritu comercial» Los ultimos regalos a la moda, Las Gurmandises, en fin, todo lo que puede darnos ganas de tener…Para eso se necesita un poder adquisitivo que, justamente, estos días se reivindica en una manifestación de los llamados «chalecos amarillos» En París, y un poco por toda la Francia. En principio se pide, bajada de toda clase de taxes sobre los carburantes, y ya de paso se termina pidiendo la dimisión del presidente parmi de otras reivindicaciones aussi legítimas.”

De pronto interrumpo nuestro desconsuelo al grito de miralá, miralá. A la altura de la plaza nos deslumbra el mural de un Belén que nos reconcilia con la vida. Vaya, brillante jugada de Carmena para que, en año de elecciones, utilice aniversario del museo del Prado para colocar un guiño desde el arte a un electorado católico. Es éste un oasis de decoración en un Madrid eléctrico de luces y neón. Caminamos haciendo fotos pisando la hierba hasta cruzar a la otra cara.

¿qué te parece esto? Si la Navidad ni siquiera la veis en La France, lo de los Reyes en la Republique… menos, ¿no?

A nuestra espalda un gran cuadro con la figura de los reyes de Oriente, refleja su camino hacia la gran vía.

¡Voilá!

Nos acercamos a admirarla cuando tropezamos con un saco a medio abrir. Rebosan cartas y postales: es la correspondencia a los Reyes olvidada por un desfile de cabalgata que comienza a lo lejos. Hacemos ademán para avisar al cartero real pero su pinta extraña con plumas y lentejuelas nos hace acurrucarnos al calor de un Belén improvisado mientras comenzamos a leer una cartas elegidas al azar. Disfruten con nosotros y Felices Reyes.

LA INOCENCIA

Queridos Reyes Magos.

Hace mucho que no os escribo porque la ilusión de la infancia se me había escapado entre las mimbres del tiempo. Cosas que pasan cuando se pierde la inocencia. Hoy la inocencia la debo tener en los carcañales y la ilusión deshilachada por no alimentarla, sobre todo porque desde una cierta edad te van convenciendo de que vosotros no estáis para atender nada más que a los niños, y yo quise crecer pronto para reivindicarme como personita, que por ser la pequeña no me tenían ninguna consideración. Así que dejé de escribiros para no parecer infantil, qué pena ¿Verdad?

Hoy quiero recuperar ese ensueño de mi infancia en que os escribía solicitando una serie de regalos y, para convenceros de que los merecía, os contaba cosillas de mi vida omitiendo lo que yo pensaba que no era positivo. Ya veis que siempre he tenido un punto de malicia pero, por favor, no me lo tengáis en cuenta, porque mala, lo que se dice mala, no lo he sido nunca. No sé si te acuerdas, querido Baltasar, del cariño especial con que te escribía porque eras especial para mí por el exotismo que te adjudicaba por el color de tu piel. Sigues siendo mi preferido y que no se me enfaden Melchor y Gaspar, que también les quiero mucho, pero entonces, en aquellos tiempos de maricastaña, había que elegir entre uno de vosotros y yo elegí al “raro”, por eso, porque yo pensaba que por singular y extravagante no te querrían muchos niños. Hoy os escribo a los tres, que en estos tiempos no se debe marginar a nadie,además, así me aseguro de que alguno me hará caso.

¿Que os pido para 2019? Pediros  salud se da por descontado, pero no olvidéis que quiero mucha, mucha y mucha para mí y los míos, que estamos así, así. Y vamos a empezar con las otras peticiones que no quiero que se me olviden, por ejemplo un poco más de paciencia porque se me va agotando el saco de reserva. A estas alturas ya he descubierto el verdadero sentido de la vida y he perdido el interés por cosas materiales que antes me parecían importantes, así que no se me ocurre pediros objetos, en su lugar os voy a pedir bienestar, sí, bienestar en todos los sentidos y sin exagerar, que no me gusta abusar y los excesos nunca son buenos.

Mirad, queridos Reyes Magos de mi alma y de mi corazón, pensaba pediros bienestar solo para la familia, pero se me ocurre que pidiéndolo para mi nación se repartirá un poquito entre todos y que les toque algo a los míos, mis amistades y gente que me rodea. ¿Qué qué petición más rara? Os cuento, en mi país, España, las cosas están bastante regular. Cuando lleguéis y hagáis las cabalgatas, si es que podéis hacerlas, ya veréis las cosas que os pueden pasar, hasta es posible que quieran reemplazaros por vuestras reales esposas, si es que tenéis, que nunca os he preguntado si estáis casados. El otro año pusieron en vuestro lugar alguna con pinta de bruja y a mí se me estremecieron las carnes pensando que alguno de vosotros la tenía que aguantar como compañera en la vida y en la historia. Mucho lío, queridos Magos, mucho lío  por mi tierra y pocas cabezas bien amuebladas, de ahí que os pida que diseminéis toneladas de sensatez entre la gente y, sobre todo, entre los jueces, periodistas y políticos en general. Os pido que sembréis buena voluntad en los corazones de políticos y legisladores. Mucha buena voluntad por favor, que la necesitamos. Es que hay que plantar mucho sentido común a ver si nacen mentes capaces de aportar algo positivo en el país.

Ya no me atrevo a pedir más cuando el mundo está tan mal, hay tanta pobreza y tanta violencia que me da vergüenza pedir solo para mi país. Vosotros que estáis tan cerca del Niño, rogad para que encontremos el método de convivir en paz, solidaridad y seamos generosos compartiendo y comprendiendo.Qué tengáis buen viaje de vuelta y podáis cumplir vuestra mágica misión en paz. Muchos besos y gracias.

Teresa

ILUSIÓN COMÚN

Este año no sé si me he portado lo suficientemente bien, creo que no; vivimos por desgracia tiempos difíciles. Pero, pese a los muchos problemas que me agobian y al cierto flaquear de mi fe, no quiero faltar a mi cita anual con la hermosa tradición de escribiros ésta, mi carta:

Queridos Reyes Magos, son muchos años pero voy a pediros lo mismo de siempre; ya sabéis: mis hijos y mi familia…

Últimamente discutimos, disputamos y reñimos demasiado, y con acritud tan enconada, que algunos de mis amados hijos se están alejando irremisiblemente del seno de mi abrazo… He de confesar que como madre, estoy por ello muy preocupada…

“Nada satisfaría más al buen pastor, que el reencuentro con sus ovejas descarriadas.”

Me gustaría que mis hijos todos, llegasen donde ellos quiera que se propongan, sin límites. Pero también anhelo que, pese a las distancias con las que la vida inexorablemente nos va alejando, mi prole no olvidara nunca ni su rica historia, ni por supuesto el calor de su familia… Por ello, ruego fervientemente a Sus Majestades que intercedáis, para que sus diferentes anhelos particulares no me los alejen entre sí, ni de mí… Crear, criar y mantener durante tantos años una familia numerosa y diversa como la nuestra, ha costado vidas de esfuerzo y sacrificio abnegado; y me aterra que pudiésemos separarnos debido a la desidia, quizás a nuestras naturales diferencias mal entendidas, o tal vez por un olvido o por un silencio cobarde…

Así, voy a pediros el regalo de una ilusión común… Ilusión que nos recuerde que todos juntos somos mejores y más fuertes, y que sin duda unidos, fuimos, seríamos y seremos, más felices…

También para todos ellos quiero pediros trabajo, prosperidad, esfuerzo y éxito. Me gustaría que empezasen algo grande, importante, trascendente… Ojalá un noble proyecto colectivo, que aglutinase sus voluntades en una sola, y que por su grandeza, estuviera a la altura de la enorme herencia de nuestra familia; herencia que estamos por honor obligados a preservar, a respetar, y a legar aumentada a nuestros descendientes…

Necesitamos repito, ilusión…

Por último, perentoriamente, os imploro para mí la concesión de solo un íntimo deseo: arden mis entrañas por encontrar un nuevo y gran amor…

Hace tiempo que no me enamoro perdidamente. Y de veras que lo necesito… Enamorarme ya… Que alguien, suba y recorra con deleite mis hermosas cumbres, y que descienda anhelante a recrearse en mis más recónditos valles; alguien, que goce con fruición de estos generosos dones que con tan arrebatadora pasión ofrezco… Y sentir, que pese a mi largo y tortuoso pasado soy amada por entero y con fervor… Y saber, que acepta gustoso la totalidad de mi azaroso presente… Y amar, amar intensamente a todo aquél a quien, como a mí, le ilusione un porvenir venturoso y común…

Agradeciendo de antemano sus mercedes, me despido por este año…

Atentamente… España

MÁS ESPAÑA

Queridos RRMM:

                 Este año os voy a pedir algo muy difícil, muy costoso, muy complicado pero…como vosotros lo podéis…¡casi todo!…tal vez logréis conseguirlo.

                 Quiero que mi querida España resurja y vuelva a ser lo que no hace demasiado tiempo fue: un país amable, vital, lleno de alegría de sol…de gente acogedora, trabajadora, ilusionada…de niños que ríen, y se preparan para un futuro mejor lejos de influencias ajenas a su edad; de jóvenes que viviendo la cultura del esfuerzo, tiren de las riendas de todos nosotros con libertad y solidaridad, hacia la prosperidad y la justicia ; de abuelos que disfruten de la última etapa de sus vidas sin privaciones, ni estrecheces ni angustias…

Una España sin odios, sin rencores ni revanchas, por hechos que ya están en la memoria de cada uno…Sin provocaciones, sin gobernantes que solo busquen a cualquier precio el enriquecimiento y el poder malsano, la venganza, el oportunismo y el odio…Una España que vuelva a tener proyección fuera de nuestras fronteras, reconocida internacionalmente…Una España con sus tradiciones, su verdadera Historia no falseada, por quienes quieren desmembrarla y separarla…La España de la igualdad de oportunidades en la que el ciudadano, el español, sea prioridad en todo siempre…que sus derechos se respeten por encima de cualquier otra cosa…que la Ley proteja a los que se lo merezcan y castigue a los que no la respeten con contundencia…Una España en la que las libertades individuales y la propiedad privada conseguida con esfuerzo y trabajo sean prioritarias…En definitiva la España que todos soñamos y que está desmoronándose día a día… pendiente de un hilo finísimo a punto de romperse…Quiero esperanza para los más jóvenes y para los que no lo somos tanto…quiero que los enemigos irreconciliables se miren a los ojos, quiero que haya solidaridad, que los niños tengan una educación basada en la verdad y que crezcan seguros…quiero que a los que estamos en la recta final de nuestras vidas se nos tenga en cuenta…que sepamos llevar nuestro “equipaje” y que nuestra experiencia sirva de ayuda al que más lo necesite…Y quiero que haya prosperidad para las familias y que las amenazas que perturban la Paz desde dentro y fuera de nuestras fronteras no tiñan de dolor nuestros campos y nuestras ciudades.

                 Melchor, Gaspar y Baltasar…con mi respeto, mi admiración y con la esperanza de que, algún día… la vida sea más justa con todos los hombres de la Tierra…os deseo que vuestro camino hacia la Luz sea tranquilo y en paz…

Mercedes

UN KIT ” Sin-Sán EMFE ”

Oigo a Max acercarse, sigiloso, como siempre. Apoya suavemente su barbilla sobre mi hombro para fisgonear lo que escribo.

< ¡¡Andanda, Belencita, pero…… si estás escribiendo a los Reyes Magos!!>

<Pues……te advierto, querida, que la fábrica de “Mundos Mejores” está en quiebra>

¿Y quién te dice a ti que yo voy a pedir un mundo mejor?

<Bueno, bueno, tú ten cuidado con lo que les pides que, luego, te fallan las expectativas,  y te pones mohína.>

Mira, Max, este año, quiero reescribir aquella carta que les mandé a los Reyes cuando yo tenía ocho años. En ella sólo les pedí un cabás azul, con bonitos cuadernos de colores en los que escribir mis sueños, y con un plumier de dos pisos lleno de lápices, gomas de borrar y un buen sacapuntas. ¡Cómo me gustaban esas cosas!  
Y……no solo me lo trajeron todo si no que,  el bueno del rey Gaspar, tan generoso él, ¡me dejó una preciosa bicicleta, que yo ni había pedido! ¡Qué ataque de nervios! A punto estuvo de darme un torozón.

En mi valioso cabás, también,  viniste tú, Max. Empezaste a hablar con la familiaridad de los que se conocen de toda la vida, entrometiéndote en todo. Me trajiste a maltraer con esa manía tuya de ponerme, ¡siempre!, los pies en el suelo, tirando de mis calcetines con tu pequeño tridente; de restarle magia a mis sueños cuando, con tu risilla socarrona, me decias: < Ay, soñadora impenitente, a ti tendrian que haberte puesto “Entrenubes”>

……Y así me llamabas, burlonamente, hasta que llegó un día en que, emocionado, me viste subir la escalerilla del avión con mi flamante y bonito uniforme. Te guiñé un ojo cómplice y te susurré: ¡ mi primer gran sueño cumplido, Max!

Pero, también, ………algún que otro gran sueño se me quedó atrapado en la tinta de aquel antiguo plumín, con que yo dibujaba ilusionantes expectativas con las que poner a prueba la magia de los todopoderosos Reyes Magos. Y, claro, no faltaron algunas frustraciones,  y baños inmisericordes de realidad.

Por eso, Max, yo hubiera llamado a la Noche de Reyes, Noche de las Expectativas. Si estas no se cumplen, no pasa mucho ya que, así,  dan paso a la Esperanza de que las Ilusiones frustradas se aplacen hasta el año próximo.

<Bueno, Belenchi, déjate de filosofías y dime que vas a pedir para mí>…. Me dice un Max, frotàndose las manos, impaciente.

Pues……yo creo que…..¡un tridente nuevo para selfies te daria un toque muy actual! ¿No crees?, dije yo,  con el entusiasmo del que ha dado en el clavo.
<Anda, déjate de selfies,  que España y yo tenemos una emergencia. Necesitamos el kit,  “Sin-Sán EMFE ” (un Sin Sánchez En Moncloa For Ever>
Pero……Max…… ¿de qué me hablas?

<  Pues…..de la ilusión de ver cumplido mi sueño: una España libre de traidores, unida, erguida y orgullosa, ondeando al cielo toda su grandeza>

Y…….entonces, Belencita, serà la Noche de Reyes más hermosa del siglo.

Entrenubes

FE

Queridos Reyes Magos:
Tengo todo lo que necesito. Padres, hermanos, amigos.
Por tanto, solo puedo pediros que los hagáis inmortales
.
Son la parte de mí por la que merece la pena vivir.
A quienes nos gobiernan, a Díez Picazo,  a Lesmes y a Sánchez, os ruego que les concedáis las únicas virtudes que les faltan para ser perfectos: dignidad y sentido del ridículo.
Cuando digo “a quienes nos gobiernan” sabéis que me refiero a quienes llamaron a Díaz Picazo y a Lesmes el 5 de noviembre de 2018; y a quienes llaman casi todos los días a Sánchez para que legisle y desahucie por Decreto.
Y como solo ha habido un hombre en la historia de la humanidad que ha gobernado para todos, sin necesidad de ostentar ningún cargo; y como vais a adorarle, os ruego que le pidáis que conceda a todos los seres humanos, sin excepción, la gracia de la Fe.

Antonio

RESPETO

Queridos Reyes Magos, quiero una España unida y feliz. Sin demagogias y donde el voto de un tío de Cuenca sea igual que uno de Olot. Para mí solo pido casarme y seguir gozando de la amistad de tíos como Novoa. Estén donde estén. Para el mundo no pido nada porque es imposible que en una etapa de 200 millones de años donde mandaron los dinos…vayamos a mandar nosotros en dos minutos. Simplemente respeto. Tratar a hombres y mujeres con sumo respeto. Un abrazo, nanos.

Javier

INTELIGENCIA Y EMPATÍA

Queridos Reyes Magos,  hace mucho tiempo que no les escribo pidiendo nada,  pero este año es especial.

Este año tengo tres deseos y como ustedes son tres y además Magos, confío que tal vez puedan ayudarme. Me gustaría mucho que me trajeran para este nuevo año inteligencia y empatía, no solo para mi, sino para nuestra clase política: inteligencia para adoptar las decisiones adecuadas para salir de las situación actual y empatía para que las medidas se adopten pensando en las personas y no en los bolsillos (propios,  claro). El segundo deseo es Amor, pero un Amor con mayúscula, para que las relaciones humanas adquieran sentido de verdad.

Y por último fuerza para superar los obstáculos que la vida nos pone en nuestro día a día. Si todo ello lo traen envuelto en salud y felicidad para todos los míos les estaré muy agradecida. Un beso para cada uno de ustedes.

Nuria