COMO SIAMESES AMANTES

Nos conocimos un junio

tras un intenso romance

cuando, siendo parte tuya,

me arrancaron a mirarte.

Yo estaba ya muy completo,

sintiéndote en cada parte,

pensando tus pensamientos

sin ansias de apresurarme.

Sujeto en tu corazón

me cobijaba en tu talle,

sofocado en tus sofocos

soñándonos en un trance.

Como nómadas queridos

como siameses amantes

sin más ley que los momentos

que hacían sentido y arte.

Pero la vida y sus códigos

exigían presentarse

y un tictac de contracciones

alertó legión de ángeles.

Mientras rompían las aguas,

yo casi lloraba en sangre

de rabia con que sellar

un Valle con firma errante.

Y ahora te mando metáforas,

para intentar expresarte

que mi más leal reflejo

es tu mirada de madre.

Un comentario sobre “COMO SIAMESES AMANTES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *