Fue un detalle, apenas un detalle. La segunda tarde de junio expira un olor a tierra mojada filtrada por los ventanales del castillo.

La Dehesa de la Villa, tiritona de soles y atletas, se dejaba acariciar por un leve chubasco que nunca existió. El fantasma meteorológico se intuía muy audaz, con pretensiones de tormenta. Esbozó un ronquido al llegar, de hecho. Oímos, lo juro, un suspiro con pretensiones de orgasmo que buscaba una pasión tan fingida como anhelada.

Y es que la tierra ya no sabe qué hacer. Ni ella, ni las criaturas que la pueblan errantes. Una y otros se secan en bochorno frígido, en hermandad que dibuja pensamientos circulares en la arena neuronal. El agua no llega, y de las tormentas ya sólo se adivinan truenos que no sabemos si están dentro de la glándula pineal o fuera de las galaxias.

Ha sido un sueño, claro, un desliz que nos deja una verdad de olor a tierra mojada cuyo recuerdo nos deja seguir viviendo.

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies