CERVANTES SOLDADO

Aparentemente es “otro” Cervantes. Muy alejado de la imagen inmortal que desde siempre tenemos en la memoria y tantas veces hemos visto en pósters durante este año de aniversario. El Cervantes mayor, honorable y cansado, posando para la eternidad con Don Quijote, deja paso a otro capítulo de su vida, donde no hay más personaje que él mismo. Está mucho más joven y ha dejado su pluma para tomar su espada. La primera reflexión es que escribir y luchar son actividades parejas, ya que ambas definen el yo, desde la supervivencia, el arrojo y las heridas que, siempre, armas y letras, dejan en el interior. Don Miguel, renovado, posa aquí, en Alcalá de nueva guisa ofreciendo, desde la sala principal del antiguo Hospital de Santa María la Rica, una estampa que define sin quererlo los rayos X de su biografía. Nos lo enseña el artista español actual que mejor podría hacerlo: el gran Ferrer Dalmau. Desde su visión de guerras, soldados, batallas y épica, lo ha plasmado sobre la galera Marquesa, batalla de Lepanto; malherido y rodeado de muertos, en busca de una gloria de soldado bisoño.

En este último tercio del año, tras brillantes exposiciones del genio, de su obra, de sus personajes inmortales…nos llega así, por fin, la visión del hombre soldado. El Museo Naval de Madrid ya nos había adelantado dicha imagen con la extraordinaria “Cervantes soldado del mar” y ahora el Ejército de tierra lo complementa y define en Alcalá, en muestra itinerante, con su “Soldado de infantería”. Exposición didáctica, como nos explican los comisarios en la presentación, para todas las edades dónde, desde el punto de partida del lienzo de Dalmau, hacemos un recorrido por los Tercios, Lepanto y la historia.

Recorrido éste que se desarrollará a partir del lienzo. La pintura, en sus dos dimensiones, sirve de base para la inspiración de otro conjunto de artistas, modelistas, para manufacturar dicha idea en miniaturas. Así las salas del antiguo hospital de Santa María la Rica, curado en sala de arte, nos recrean un espacio de batallas, galeras, Quijotes y Geromines – ya Don Juanes – ofreciendo el diseño de toda una época histórica.

Tenemos la dicha de visitarla en vísperas de la inauguración acompañado de uno de estos artistas: Juan Benavente. Su labor asignada es “encarnar” el Cervantes de Dalmau utilizando la plastilina, material con que tiene hecha su obra. Nos acercamos al cuadro y comparanos así perfiles, en movimiento completo a partir del modelo original. Don Miguel se aparece duplicado y con espada, para todos guerrero, para mi, más escritor que nunca. Desde esa espada que empuña se empezaba a escribir la gloria inmortal del Quijote.

Cervantes soldado

Un comentario sobre “CERVANTES SOLDADO

Deja un comentario