CUARESMA DE SACRILEGIOS

Un Febrero valentón nos va estallando en Cuaresma entre blasfemias y viento helado. A la penúltima “mare nostra” de Barcelona, se une en Madrid nuestra Rita para explicar el asalto a la capilla complutense mientras posaba desnuda ante el Sagrario. Par de asaltos, en estilos convergentes que disimulan, como quien no quiere la cosa, todas las profanaciones que de un tiempo a esta parte, se producen en Europa así como el martirio invisible que sufren las cristianos en el oriente infiel. Este dueto supone pues, el gesto occidental y fashion de una misma idea de destrucción de la Fe Católica actuando hábilmente desde un maquiavelismo Gramsciano de doble ofensiva: sea por ridiculización de lo sagrado o por la acción descarada.

Nada nuevo bajo el sol, nos canta el Eclesiastés. Esto es bastante normal, me parece a mí. Desde que los católicos han renegado entre bostezos de su fe, de hecho y sin saberlo, el espacio interno y externo va siendo ocupado por el espíritu inverso. Así, desde la coartada genial de reducir el hecho religioso a la esfera privada, las plazas públicas campan a sus anchas en la antesala de vacío tolerado. No es mejor el panorama en la famosa “esfera privada”, donde me temo que la falta de oración es evidente, mayormente porque ya no rezan ni los curas… y más arriba ni lo tocamos. Todo esto, en buena lógica hace que el enemigo rece por nosotros en estilo soez de ripios con dinamita.

La clave para entender esto es más sutil. Y es que la Fe no es algo “neutral” o burocrático, o de meras ideas opinables…Algo que se pueda ocultar en las casas, pensando que unas calles sin fe adopten un verde pastoril de tierra de nadie donde pasea un mundo ateo pasando del tema y viviendo feliz e independiente de la religión, sólo cobijado por la tutela de teles engañosas, arte sin alma, cuatro libros mal leídos que arrojan tres parches mentales para dormitar la conciencia. Diseño de artificio bajo ese paraguas ideológico creado por y para un tipo mediocre pequeño burgués que se ilusiona con paraíso en tierra.

No. A estas alturas del partido ya podíamos haber intuido que el diseño del mundo no va por ahí, mal que les pese a los repipis modernos. Vivimos y viviremos en un Misterio que queremos obviar, pero cuyas aristas en la Vida y, sobre todo, en la Muerte siguen ahí, hiriendo nuestras aturdidas conciencias hechas a la imagen de la mátrix. Sucede que el espíritu de la Realidad es muy grande, mucho, y no se ajusta a lo que unas generaciones quieren encoger. La religión y la Fe no es un mero problemilla sino que es el Problema y por muy indiferente que se quiera vivir aparte, el Misterio, acaba golpeando.

Y ante eso hay dos posibilidades, o se defiende el Misterio o se destruye, dejando una riada de bajas de guerra. No es casualidad que pasen estas cosas de cuando en cuando, y sabemos que las grandes persecuciones y crisis son espirituales, no económicas, se disfracen éstas de diferentes máscaras. La Iglesia sigue provocando amor u odio. Y llegado a un cierto punto de ebullición social, sobre todo en España, el punto de mira siempre se dirige a los templos, foco fundamental donde se destilan las pasiones , conscientes o inconscientes, del Misterio. Ya dijo Donoso Cortés que detrás de una decisión política siempre hay una decisión teológica. Me atrevería a añadir que, detrás de TODAS las decisiones, hay una decisión teológica.

No existe el estado perpetuo de aturdimiento, de neutralidad ante el hecho religioso. Tarde o temprano el Espíritu social e individual se revuelve desde la moqueta de su caverna decorada de letargo burgués, para buscarse a sí mismo. Y solo encuentra dos caminos: el amor o la rabia. El Espíritu manda sobre el caparazón mental de las gentes coyunturales y es imparable. Si los católicos, sean practicantes, culturales, heredados o incluso en espera de creer, no desentierran su identidad, vocalizando sus plegarias y mostrando su carácter, otros rezarán por ellos. Y será entre “mare nostras” y conventos en llamas, antesala eternoretornista de un martirio donde, en última instancia, se va desvelando el Espíritu de la Historia.

1 thought on “CUARESMA DE SACRILEGIOS

Deja un comentario