Hay alegría, ya es algo, mucho, quizá Todo.
En unas calles acostumbradas al tráfico cotidiano de cláxones y broncas, donde el pavimento se suele poblar de manifestaciones regulares donde la rabia y la blasfemia casi siempre van de la mano, esta mañana de domingo gastan ambiente diferente.

Y el tema que nos une desde luego no es baladí, superfluo, flojo. Hemos salido hoy con la cámara en el alma para denunciar uno de los crímenes mas repugnantes que la condición humana puede realizar: la negación de la condición de madre a partir del exterminio del hijo sujeto a clausulas legales de restricción. La desaparición del hombre por la necesidad o por el deseo calificado de Derecho.

Hoy salimos para encarar ese crimen que define una época y una manera de pensar y de sentir. El asesinato que mutila dos vidas, dos formas de ser en el mundo: la de la madre y de su hijo bajo la coartada prefabricada de la manipulación de la ley natural hacia la positiva por ese sendero minado llamado femin-ismo.

El tema define una época, desde luego, y sin embargo hay una alegría esta mañana de Octubre veraniego que inunda todo. Una alegría que en clave de procesión improvisada nos portan tres generaciones: desde los chicos hasta los abuelos. En una cadena sostenida a pulso de verdad y cariño se juntan a fuego los dos eslabones mas perseguidos por el mundo moderno del llamado progreso: los abuelos y los niños. El llanto de las incubadoras y la gravedad de los asilos entona unas calles que reflejan como escaparates vivos un exilio interior e incomprendido.

Hay globos, la niñez se expande de diversas edades, yo también, entre videos y canciones inocentes y eslóganes pacíficos… , que diferencia con los insultos con que terminan expresándose todas las ideologías que concubinan en grupo! Esos exabruptos que generan todos los –ismos-, el odio que, en fin, se acumula permanentemente en todas las manifestaciones de un pueblo que solo sabe quejarse sin promover soluciones de nada!

Y es que esto de hoy no es una manifestación, claro, es solo una Marcha, un Movimiento hacia algo que hemos olvidado, hacia ese milagro llamado Vida.

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies